problemas y oportunidades

3 claves para convertir problemas en oportunidades

La única diferencia entre los problemas y las oportunidades está en tu percepción. Al final, un problema es solo una oportunidad disfrazada de circunstancias adversas.

A pesar de eso, la mayoría de nosotros cuando enfrentamos problemas nos quedamos paralizados y pensamos “¿por qué me pasa esto a mí?”. Buscamos culpar a otras personas y nos obsesionamos con los hechos, en vez de lidiar con lo que está delante de nosotros y resolverlo.

Aquí están 3 cosas que puedes empezar a hacer hoy mismo para que puedas enfrentar los problemas de manera efectiva y tomar el control de tu vida.

1. Cambia tu lenguaje

Olvídate de la palabra problema. Usa, en cambio, situación sobre cualquier contratiempo o dificultad que enfrentes, así dejarás a un lado los sentimientos de miedo y pérdida que pueden traer para ti los problemas.

Una palabra todavía mejor es desafío, porque si un problema sugiere algo negativo que trae reveses y pérdidas, un desafío es algo para lo que te levantas, una situación que saca lo mejor de ti. Cuando suceda algo inesperado piensa: “hoy tengo un desafío interesante al que enfrentarme”.

La mejor palabra de todas es oportunidad, ya que cuando comiences a buscar la oportunidad que puede contener cada problema o dificultad, quedarás asombrado por la cantidad de oportunidades que verás y que te habrías perdido de haber estado atascado en lo que al principio parecía ser un problema.

2. Cambia tu mentalidad

Si no buscas oportunidades, es poco probable que las encuentres, ya que la mentalidad que tienes al enfrentarte a los retos de tu vida reduce o amplía el número de posibilidades para encontrar soluciones.

Que se llame oportunidad o problema depende solo de cómo lo quieras llamar tú.

Un acontecimiento indeseable es sólo eso: un acontecimiento indeseable. Sin embargo, reaccionar ante él implica que le has dado un significado. Todo se reduce a cómo percibes las cosas, porque un «problema» para uno, es una «oportunidad» para otro.

Al final, es tu elección.

3. Cambia tu enfoque

Cuando te enfocas en lo negativo de cada situación dejas de ver las posibilidades que presenta el problema y acabas fijándote solo en los inconvenientes y las molestias que la dificultad ha traído.

Pensar que hay «una oportunidad en cada problema» te abre a las posibilidades que presenta el desafío. Te despierta, amplía tu visión y estimula tu mente para que busques formas de transformar el problema en una oportunidad.

Comprométete a enfrentar los desafíos de tu vida con la mentalidad de “¿cómo puedo aprovecharlos a mi favor?” y conviértelos en una increíble oportunidad para crecer.

Ese es el poder que tienes dentro de ti.

Rafael Avilés Ledergerber

CEO Ecuaprimas

Comenta, comparte, inspira ❤

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

2 comentarios en “3 claves para convertir problemas en oportunidades”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA SEMANA LA INSPIRACIÓN QUE NECESITAS PARA LOGRAR TODO LO QUE TE PROPONGAS