lecciones amor

3 lecciones sobre el amor que aprendí de mi mamá

Extraño a mi mami cada día de mi vida. Extraño su sonrisa, su alegría, su amor, un “amor universal” que no distinguía nada y que se entregaba por completo a los demás iluminando la vida de todos a su alrededor.

Mi mami vivía el amor a plenitud. A mis hermanos y a mí, nos dio todo. A pesar de que trabajó toda su vida, hizo el milagro de hacernos sentir que estaba siempre presente y de enseñarnos con su ejemplo a luchar por nuestros sueños y a ser personas honestas, trabajadoras y al servicio de los demás.

Y lo hizo de una forma extraordinaria, sabiendo que no hay regalo más grande en el mundo que poder tocar a las personas con algo que dices o haces y que les ayuda a transformar sus vidas.

1. El amor es servicio

Mi mami nos enseñó que todo lo bueno llega como resultado de servir a los demás. Ella estaba siempre atenta a las necesidades de las personas, viviendo el verdadero significado de lo que es “servir”, constantemente pensando en cómo ayudar y dejando para el último su propio bienestar.

Su espíritu de servicio se sentía en todas las acciones de su vida. Mi mami nunca estuvo cansada o “sin tiempo” cuando se trataba de otras personas, ella buscaba siempre la manera de encender el corazón de los que la rodeaban, sabiendo que una vida que vale la pena vivir es una vida al servicio de los demás.

2. El amor es gratitud

Mi mami vivía genuinamente agradecida por todo lo que sucedía en su vida. Nos enseñó a vivir en gratitud, prestando atención a todo lo bueno a nuestro alrededor. Ella sabía que cuando nos pasamos ocupados persiguiendo lo que nos falta, olvidamos apreciar todas las bendiciones que ya tenemos. Así que nos enseñó a ver el lado bueno de las cosas, haciéndonos poner nuestra mirada en lo que sí hay, en lo que sí tenemos.

Mi mami sabía que, cuando nos centramos en lo bueno, en el amor, en la pureza, creamos más de eso en nuestras vidas, convencida de que la gratitud conduce a la abundancia porque en el simple acto de agradecimiento reconoces que ya lo tienes todo.

3. El amor es alegría

Todos los recuerdos que tengo de mi mami son con una sonrisa. De hecho, era mucho más que una sonrisa, era una luz que iluminaba cualquier lugar en el que estaba. Su presencia se sentía de inmediato, siempre alegre, siempre sonriendo, siempre entregando amor.

Mi mami nos enseñó a buscar la alegría en la tristeza, transformando lo terrible y doloroso que ocurría en su vida en una oportunidad para entregar amor. Y al hacerlo, nos enseñó que todos tenemos el poder de cambiar la vida de los demás con solo una sonrisa.

Gracias mami por enseñarnos lo que es el verdadero amor ❤️

Rafael Avilés Ledergerber

CEO Ecuaprimas

Gracias por leer el blog. Si quieres recibirlo cada semana solo haz clic en el botón “Seguir” que está en la parte inferior de la pantalla (versión móvil) o en la parte superior derecha de la página (versión web).

Comenta, comparte, inspira ❤

15 comentarios en “3 lecciones sobre el amor que aprendí de mi mamá”

  1. El Amor es servicio, gratitud y alegría, son los componentes fundamentales que nuestros antepasados dejaron impreso en nuestros corazones y nosotros como a mi querida prima Cecilia los desarrolló de forma superlativa y extraordinaria, dejando una huella indeleble para las nuevas generaciones, donde te encuentras tú José Rafael, dando continuidad y compartiendo con muchas personas estas cualidades tan maravillosas. Un gran abrazo.

  2. Javier Villagómez

    El Amor es Es Gratitud, Rafael, me centraré en lo bueno de trabajar con personas como tú y con ese gran ejemplo que te dio tu Mamá. Se que la Gratitud llegará a mi y a mi familia la abundancia.
    GRACIAS RAFAEL.

  3. Hermoso resumen y homenaje de nuestra querida y extrañada Tía! Definitivamente el amor que ella daba lo hacia con una sonrisa en cualquier circunstancia.

  4. Jackeline Plua Cepeda de Loyola

    Me alegra muchísimo el corazón que tengas tantos recuerdos de tu mami Ceci, me quedo con “tenemos el poder de cambiar la vida de los demás con una sonrisa”

  5. Alexandra Carreño

    Sin duda alguna ahora se cosecha lo que su mamá inspiró en sus hijos y especialmente usted Rafael que se entrega con el servicio de inspirar a una comunidad que apenas lo conoce detrás de una pantalla pero que llega con mucha Luz.

  6. Definitivamente una lección que nuestros hijos aprenderán con el ejemplo, el servicio, la gratitud entregado con alegría, trasparencia y sin esperar nada a cambio más que la satisfacción de dar.
    Felicidades Rafael .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA SEMANA LA INSPIRACIÓN QUE NECESITAS PARA LOGRAR TODO LO QUE TE PROPONGAS

 

Loading