Liderazgo

3 preguntas que te convertirán en un mejor líder

Siempre he creído que el liderazgo es una gran vocación. No se trata de un cargo o de una posición. El verdadero liderazgo se trata de servir a los demás.

Mi esperanza es que los líderes egoístas se conviertan en algo del pasado. En su lugar, el liderazgo estará compuesto por personas que lideran con amor, por personas que sirven primero y dirigen después.

Si estás comprometido a generar un impacto positivo en la vida de los demás, aquí están 3 preguntas que te ayudarán a convertirte en un mejor líder.

Pregunta 1: ¿estoy enfocado en servir a los demás?

Los líderes que se sirven a sí mismos creen que son dueños de su posición y la mayor parte de su tiempo lo dedican a asegurarse de que todo el mundo sepa quién está a cargo. Creen que las personas están ahí para servirles – y no al revés – con una visión limitada, centrada en sí mismos y egoísta, algunas veces incluso sin estar realmente conscientes de que su comportamiento no está generando valor a las personas.

Quieren asegurarse de que todo el reconocimiento y el poder se muevan hacia arriba porque todavía no se han dado cuenta que mientras más alto es su cargo, mayor su trabajo de ayudar a los demás.

Pregunta 2: ¿estoy ayudando a las personas a crecer?

Los líderes que se sirven a sí mismos no reconocen que el liderazgo debe surgir en todas partes y que su principal responsabilidad es desarrollar a las personas que los rodean. Piensan que esto del “liderazgo” es solo cosa de los líderes formales, de los jefes, y que ellos no tienen que preocuparse de sacar lo mejor de la gente para que pueda crecer la organización.

Aún no han descubierto que el papel de los líderes es servir, no ser servidos, y que la verdadera prueba del liderazgo es hacer que los que los acompañan crezcan como personas más sabias, más autónomas y más capaces de convertirse ellas mismas en líderes.

Pregunta 3: ¿estoy siendo el mejor líder que puedo ser?

Los líderes que se sirven a sí mismos le huyen a la retroalimentación porque les cuesta aceptar que en algunas ocasiones, por más que tengan buenas intenciones, su comportamiento puede estar afectando a las personas a las que se les ha confiado servir. Al final no se trata de ser buenas o malas personas, se trata de entender de que, por su posición de poder, los líderes tienen una influencia directa en los demás con todo lo que dicen o hacen.

Los mejores líderes ven la retroalimentación como un regalo. Preguntan todo el tiempo “¿cómo puedo hacerlo mejor?” y reciben los comentarios con un “gracias, ¿puedes decirme más?”, porque saben que la única razón por la que dirigen es para servir y, si alguien tiene alguna sugerencia sobre cómo pueden servir mejor, están dispuestos a escucharlo todo.

¿Dónde está tu enfoque como líder? ¿Estás ayudando a mejorar la vida de los demás? Juntos podemos impulsar el cambio que queremos ver en nuestras empresas y en el mundo.

Rafael Avilés Ledergerber

CEO Ecuaprimas

Comenta, comparte, inspira ❤

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA SEMANA LA INSPIRACIÓN QUE NECESITAS PARA LOGRAR TODO LO QUE TE PROPONGAS

 

Loading