6 sombreros para pensar, Edward de Bono

El método de los 6 sombreros para resolver problemas

Albert Einstein decía que “no podemos resolver problemas utilizando el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando los creamos”.

Y esto, por supuesto, tiene mucho sentido.

Con frecuencia enfrentamos una situación y adoptamos una perspectiva que excluye cualquier enfoque que no encaje con nuestra forma original de pensar, dejando de lado otras ideas que podrían ayudarnos a encontrar una solución.

Edward de Bono ideó el concepto de los 6 Sombreros para Pensar como una herramienta para salir de cualquier rutina de pensamiento en la que uno pueda estar atrapado y ayudar a las personas a resolver problemas de forma más productiva.

Cómo funciona este método.

El concepto central es separar el pensamiento en 6 funciones claramente definidas, poniéndote progresivamente una serie de sombreros metafóricos para ver un problema desde todos los ángulos.

En primer lugar, revisas que tengas todos los hechos por delante. Luego, te aseguras de que estás tratando el asunto con una perspectiva positiva. A continuación, te haces cargo de los retos a los que te enfrentas y te permites sentir lo que sientes al respecto.

Después, atacas el problema desde perspectivas que quizá no habías considerado antes, dejando volar tu imaginación. Y luego vuelves a asegurarte de que has abordado lo que te habías propuesto durante esta sesión.

Cómo usar los 6 sombreros.

Empiezas con un sombrero blanco para ponerte en modo de obtener información. Tu atención se centra en recopilar detalles y conseguir todos los datos que necesitas para abordar el problema que estés tratando de resolver.

Cambias a un sombrero amarillo para aportar optimismo a tu pensamiento. Tratas de identificar todos los aspectos positivos del problema o reto al que te enfrentas, resaltando todo lo bueno que puede salir de esta situación.

A continuación, te pones el sombrero negro para pasar de ver el lado bueno del reto a afrontar sus dificultades y desafíos. Aquí es donde te encontrarás cara a cara con las consecuencias de no abordar con éxito el problema.

Una vez hecho esto, te pones el sombrero rojo para permitir que la emoción entre en juego. Este es el momento en el que puedes dejar que afloren tus sentimientos sobre el problema. También es el momento en el que puedes permitir que la especulación y la intuición entren en la conversación.

Ahora es el momento del sombrero verde para usar tu creatividad. Has mirado el problema de forma analítica y lo has mirado de forma emocional. Ahora pregúntate qué nuevas ideas puedes aportar a lo que ya sabes sobre el problema y cómo puedes abordarlo de una manera que no habías considerado antes.

Por último, te pones el sombrero azul para estar en modo de gestión y asegurarte de que has abordado el problema de forma productiva aprovechando lo que has aprendido de todos los demás sombreros que has usado.

Ahora a ponerlo en práctica.

Piensa en un problema que necesites resolver ahora mismo. Puede ser cualquier cosa, desde «¿cómo puedo conseguir ese nuevo cliente?» hasta «¿cómo puedo comunicarme mejor con mi familia?«.

Utiliza el modelo de los 6 Sombreros para Pensar para recorrer las diferentes perspectivas de ver el problema que estás tratando de resolver y mira cómo consigues resultados extraordinarios.

Te dejo aquí otro artículo que puede interesarte: El poder del pensamiento positivo: 5 cosas que cambiaron mi vida.

Rafael Avilés Ledergerber

Gracias por leer el blog. Si quieres recibirlo cada semana solo haz clic en el botón “Seguir” que está en la parte inferior de la pantalla (versión móvil) o en la parte superior derecha de la página (versión web).

Comenta, comparte, inspira ❤

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA SEMANA LA INSPIRACIÓN QUE NECESITAS PARA LOGRAR TODO LO QUE TE PROPONGAS


Loading