La lección más importante que he aprendido en mi vida

La lección más importante que he aprendido en mi vida

Hoy cumplo 47 años. Me siento feliz, bendecido y afortunado. También siento que soy mucho más consciente y seguro de mí mismo de lo que pensaba a esta edad. Estoy más tranquilo. No me preocupan tanto las cosas pequeñas. Y he aprendido algo que ha hecho toda la diferencia en mi vida.

Tanto si crees que puedes hacerlo o no, tienes razón.

Tú lo decides en cada oportunidad. Sin importar lo que alguien te diga o de dónde estés en la vida, todo lo que tendrás será el resultado de creer en ti mismo.

No estoy diciendo que solo “creerlo” es todo lo que necesitas. Pero si no empiezas con creer en que puedes hacerlo, no irás a ninguna parte, porque tus pensamientos pueden darte la fuerza que necesitas o derrotarte antes de que empieces.

¿Qué tal si ya tienes todo lo que necesitas para lograr tus sueños? Tu mente, tu fuerza interior y la convicción absoluta de saber que puedes hacer cualquier cosa que te propongas.

Porque si crees que puedes, tienes razón.

1. El poder de lo que crees.

La diferencia entre alguien que tiene éxito en su vida y alguien que no, es simplemente sus creencias. Si crees que puedes lograr algo, lo único que te separa de esa meta es el tiempo. Eso es todo.

Muchas personas fracasan antes de empezar algo porque no creen en sí mismas. Y si tú no crees que puedes lograr algo, ¿cómo puedes esperar tener éxito en ello?

Por supuesto que hay otras cosas que intervienen en el logro de tus metas. Pero tu creencia es la fórmula secreta. Porque cuando crees en ti mismo de todo corazón, nada puede detenerte. No importa cuál sea tu situación actual, nada puede interponerse entre tú y tus sueños si tienes las creencias correctas.

2. La creencia más importante.

Hay un sistema de creencias que mucha gente comparte y esa creencia es esta: no importa lo que te suceda en tu vida, tú lo creaste en algún nivel y eres responsable de ello. Si no está ahí como resultado de tus acciones físicas, está ahí como resultado de tus acciones mentales. Porque en lo que piensas, te conviertes.

TÚ creas tu mundo.

Si tú no eres el responsable de tu mundo, entonces alguien más está a cargo de tu vida. Si piensas así, excelente. Si no, déjame darte una razón por la que quizás podrías querer considerarlo.

3. Piensa en la alternativa.

Si no eres el que crea cualquier experiencia en tu vida, entonces cuando tienes un problema, tienes un verdadero problema. Porque si tú no lo creaste, ¿quién lo hizo? Y si tú no lo creaste, no tienes el poder de hacer algo al respecto.

Pero si crees que pase lo que pase lo generaste en algún nivel, entonces, si no te gusta, PUEDES CAMBIARLO.

Decide hoy tomar el control y hacerte responsable por todo lo que te sucede en tu vida. Supera los pensamientos que te detienen y comienza a creer que puedes logar cualquier cosa que te propongas.

Porque si lo crees, lo creas. Ese es el poder que tienes dentro de ti.

Te dejo aquí otro artículo que puede interesarte: 3 cosas que te ayudarán a tomar el control de tu vida.

Rafael Avilés Ledergerber

Gracias por leer el blog. Si quieres recibirlo cada semana solo haz clic en el botón “Seguir” que está en la parte inferior de la pantalla (versión móvil) o en la parte superior derecha de la página (versión web).

Comenta, comparte, inspira ❤

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA SEMANA LA INSPIRACIÓN QUE NECESITAS PARA LOGRAR TODO LO QUE TE PROPONGAS


Loading