tiempos difíciles lecciones

Lo que aprendí de mi papá en tiempos difíciles

Para mí fue un Día del Padre especial, el primero sin mi papi. Lo extraño cada día de mi vida. Un hombre maravilloso con un corazón gigante que ha sido para mí siempre un ejemplo de honestidad, amor, entrega, trabajo y fidelidad.

Mi papi me enseñó a ver siempre el lado bueno de las cosas y a apreciar las bendiciones que tenemos en nuestras vidas. Pero también me enseñó a enfrentar la adversidad. Desde quedarse sin trabajo y empezar de cero a los 50 años hasta luchar con muchas enfermedades a lo largo de su vida – incluyendo la de mi mami – mi papi enfrentó muchísimas dificultades.

Y lo hizo de una forma extraordinaria, sabiendo que, en cada oportunidad, sin importar las circunstancias o cuán difícil era el problema, él tenía siempre el poder de decidir cómo enfrentarlas, sin que nada ni nadie más que él tomara el control de su vida, con la convicción absoluta de que saldría adelante.

1. Sé fiel a tus valores. Siempre.

Desde pequeño aprendí de mi papi la importancia de la honestidad y de actuar siempre con la verdad. Me enseñó que aún en los momentos más oscuros debes tener la integridad para hacer lo correcto. Sin importar qué tan grave sea el problema debes ser fiel a ti mismo, ser fiel a lo mejor que hay en ti y vivir tu vida de acuerdo con tus más altos valores y principios. Absolutamente nada puede cambiar lo que tienes en tu corazón, porque es precisamente en los tiempos difíciles en donde descubres verdaderamente de qué estás hecho.

2. Trabaja duro y nunca te rindas.

Mi papi sabía muy bien que para salir adelante en la vida había que trabajar duro, que no hay atajos. Era impresionante ver la pasión y dedicación que le ponía a cada cosa que hacía. Nunca se rindió. Recuerdo cuando se quedó sin trabajo y tuvo que empezar de nuevo. Alquiló una pequeña oficina en el centro y salía con su maletín café a recorrer caminado las calles de Guayaquil ofreciendo sus empaques para oficinas. Él mismo tomaba los pedidos, preparaba los productos y hacía la entrega. Qué increíble ejemplo de humildad y de resiliencia.

Con la fuerza de un guerrero hacía frente a cualquier desafío al que se enfrentaba. Darse por vencido nunca fue una opción. Así hasta el último día de su vida. Porque él sabía perfectamente bien que nunca se puede tumbar al que siempre se levanta.

3. Ten siempre una actitud positiva.

Aún en los momentos más difíciles de su vida mi papi siempre tuvo una sonrisa para los demás. Su actitud fue siempre de lucha, de compromiso, de entrega total. Jamás se rindió. Tenía el poder de encontrar alegría en la tristeza, el poder de transformar lo terrible y doloroso que ocurría en su vida en una oportunidad para sacar lo mejor para todos los que lo rodeaban.

Él sabía muy bien que muchas veces perdiendo, se gana. Me enseñó que al final del día eres lo que das, no lo que te quedas. Y si siempre regalas amor y alegría, entonces no hay fuerza que te detenga.

Gracias papi. Todo lo que un día quiero llegar a ser, ya lo eres tú.

Rafael Avilés Ledergerber

CEO Ecuaprimas

Comenta, comparte, inspira ❤

0 comentarios en “Lo que aprendí de mi papá en tiempos difíciles”

  1. Te felicito por ese ejemplo de padre que siempre miró para adelante que ante todo está su convicción de poder hacer y dejar como legado esa fuerza de voluntad. Mis respetos al ser humano, al esposo al padre.

  2. Querido Rafael, que hermosa reflexión sobre tu papá. Creo que detallas los valores más importantes de una padre.
    Siempre los recuerdo como una gran familia.
    Te mando un abrazo

  3. Que lindas y sentidas palabras para tu papi, un amor tan limpio jamás dejará de estar contigo y de hacerle bien a ti alma, siempre seguirá contigo. Doy fe que vas por el mismo camino de trabajo y entrega a tus responsabilidades.
    ¡Éxitos y unión familiar!

  4. Hola Rafael, que lindos recuerdos pero sobretodo que grandes enseñanzas las que compartes, en lo personal considero que lo más valioso y admirable en una persona es su vocación de servicio y el optimismo con el que se enfrentan las adversidades, sacando siempre aprendizajes en lugar de quejas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA SEMANA LA INSPIRACIÓN QUE NECESITAS PARA LOGRAR TODO LO QUE TE PROPONGAS

 

Loading