Productividad

Los 3 enemigos de tu productividad (y cómo derrotarlos)

¿Quieres aumentar tu productividad?

A menudo pensamos que la productividad significa hacer más cosas cada día. Es un error. La productividad es en realidad la capacidad de conseguir hacer cosas importantes de forma constante.

Y sin importar en qué estés trabajando en este momento, solo hay unas pocas cosas que son verdaderamente importantes.

La mayoría de las estrategias de productividad se centran en la eficiencia a corto plazo: cómo gestionar eficazmente la lista de tareas pendientes, cómo hacer más cosas cada mañana, cómo acortar las reuniones, etc.

Todas estas ideas son razonables.

Pero si realmente quieres aumentar tu productividad debes empezar por derrotar a estos 3 enemigos que te están robando tu capacidad de avanzar más rápido y mejor. Aquí te cuento cómo hacerlo.

Enemigo #1: el multitasking.

Ya hemos hablado de esto antes, pero vale la pena repetirlo: ser un «maestro del multitasking» no es sinónimo de ser productivo. De hecho, las investigaciones muestran repetidamente que las personas que realizan varias tareas al mismo tiempo son considerablemente menos eficientes que las que se centran en una sola actividad a la vez.

Nunca vas a estar lo suficientemente concentrado para crear esa presentación asombrosa o hacer el informe para el cierre del mes si al mismo tiempo estás chateando en el celular o revisando los correos.

El multitasking es un enemigo mortal de la productividad. Y la única forma de vencerlo es ignorarlo por completo. Así que despeja tu agenda de todo lo demás y enfócate en una tarea a la vez.

Enemigo #2: la falta de convicción.

Este es un enemigo muy poderoso porque tu cerebro percibe la incertidumbre como una amenaza y te pone en modo defensivo, lo que frena tu productividad. Y si crees que no vas a conseguir nada importante, tu resultado termina siendo una profecía autocumplida.

Cuando te enfrentes a una tarea dudando de tu capacidad para llevarla a cabo, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Tengo las habilidades necesarias para hacerla?
  • ¿Tengo toda la información que necesito para hacerla?
  • ¿Tengo suficiente compromiso o pasión para hacerla?

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es negativa, preocúpate en resolver lo que haga falta para poder hacer esa tarea con la convicción absoluta de que puedes hacerlo.

Es la única forma de vencer a este enemigo de tu productividad.

Enemigo #3: el miedo al fracaso.

Si te enfrentas a una tarea con la creencia de que debes realizarla a la perfección, vas a estar tan centrado en no fallar que será muy difícil que puedas avanzar de verdad.

El perfeccionismo reduce tu creatividad e innovación y te mantiene dedicado a la autoevaluación perpetua, generando una fuente constante de emociones negativas y de frustraciones en tu vida.

Si vives con miedo a fracasar y permites que el perfeccionismo te domine, perderás tu productividad. Esto no significa que no hagas las cosas bien. Significa que no puedes estar tan obsesionado con dejar todo perfecto que no puedas avanzar.

Para vencer a este enemigo tienes que convencerte de que la falta de perfección no sólo está bien, sino que es una clara señal de que te estás esforzando en lo que debes hacer.

Comprométete hoy a enfrentar a estos enemigos de tu productividad y mira cómo empiezas a lograr más y mejores cosas en tu vida.

Te dejo aquí otro artículo que puede interesarte: El poder de la disciplina: 3 claves para lograr cosas increíbles.

Rafael Avilés Ledergerber

Gracias por leer el blog. Si quieres recibirlo cada semana solo haz clic en el botón “Seguir” que está en la parte inferior de la pantalla (versión móvil) o en la parte superior derecha de la página (versión web).

Comenta, comparte, inspira ❤

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA SEMANA LA INSPIRACIÓN QUE NECESITAS PARA LOGRAR TODO LO QUE TE PROPONGAS


Loading