Los sueños son para cumplirse

Este fin de semana pude correr mi novena maratón en 9 años. Y aunque suene como una gran hazaña, lo increíble no es haber terminado esta carrera. Ni las 8 anteriores. Lo realmente asombroso es que hace 10 años no había corrido nunca en mi vida.

No solo eso, odiaba correr. Me parecía la cosa más aburrida y sin sentido, ¡mucho menos pensar en que yo sería capaz de correr 42 kilómetros seguidos! Pero cuando te desafías a ti mismo a hacer cosas que nunca has hecho, te das cuenta de que las limitaciones están solo en tu cabeza y que eres capaz de lograr cualquier cosa que te propongas.

Así, hace 9 años, inspirado por una charla de motivación personal, me propuse correr 5 maratones, en 5 ciudades diferentes, en 5 años consecutivos. Y lo hice. Sin haber corrido antes ni siquiera 5 kilómetros, me inscribí en mi primera maratón y me puse a entrenar. Y desde ahí no he parado. He corrido una maratón cada año y espero seguirlo haciendo el resto de mi vida.

Hoy te invito a romper los paradigmas que te están deteniendo a cumplir tus sueños. Aquí están las 3 cosas que he aprendido corriendo maratones.

1. No necesitas tenerlo todo para empezar. De pequeño era bien gordito y de adulto llegué a pesar 250 libras. Como te podrás imaginar, no era alguien que digamos “nacido para el deporte”. No es cierto que solo ciertas personas tienen las habilidades para lograr cosas extraordinarias o que tu destino está sentenciado por dónde naciste o de dónde vienes. Tú tienes la capacidad de crecer. Tú decides cómo quieres que sea tu vida. Tú construyes tu futuro.

La clave está en la PERSEVERANCIA para enfrentar los obstáculos que se presentarán en tu camino a alcanzar tus sueños, RESILIENCIA en las derrotas y HUMILDAD en los triunfos, sabiendo que no eres más importante que nada ni que nadie. No se trata de ganar siempre, se trata de no darse por vencido. Si tienes un sueño, lucha por él.

2. No necesitas tener superpoderes. Yo no entreno todos los días. Tampoco me interesa romper el récord mundial de la maratón. Pero tengo el compromiso necesario para entrenar de forma constante para estar listo siempre, buscando un equilibrio en mi vida que me ayude a enfrentar todos mis retos. No se trata de ser invencible o de nunca equivocarse. Para triunfar en la vida, para conquistar tus metas, para alcanzar tus sueños, lo que necesitas es DISCIPLINA y VOLUNTAD.

Cuando te propones algo de verdad, necesitas disciplina para hacer lo que tienes que hacer cuando tienes que hacerlo, tengas o no ganas de hacerlo. Así de simple. Y necesitas una voluntad inquebrantable que solo se consigue si tienes una verdadera convicción en ti mismo y en que eres capaz de lograr cualquier cosa que te propongas, aún en los momentos más difíciles.

3. No necesitas hacerlo solo. En mi preparación y entrenamiento, el apoyo de mi familia es fundamental. Y en las carreras, su compañía y aliento me dan el impulso que necesito cuando siento que no puedo más. No podría hacerlo sin ellas. Nadie triunfa en la vida por sí solo y aquellos que lo intentan siempre terminan perdiendo. Así que entiende de una vez que hay mucha gente a tu alrededor que cree en ti y que está dispuesta a apoyarte siempre.

La pregunta entonces es, ¿estás TÚ dispuesto a trabajar por tus sueños? ¿Estás realmente dispuesto a hacer lo que haya que hacer para alcanzarlos? Solo tú tienes la respuesta. Pero TIENES QUE EMPEZAR YA. El tiempo pasa y si sigues esperando a que llegue el momento “perfecto” para empezar, quizás tus sueños queden para siempre simplemente como sueños.

Gracias por leer el blog. Si quieres recibirlo cada semana solo haz clic en el botón “Seguir” que está en la parte superior derecha de la página.

Rafael Avilés Ledergerber

Presidente Ejecutivo

Ecuaprimas

Comparte este blog con tus personas favoritas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *