Nadie alcanzó el éxito poniendo excusas

Todo el mundo usa excusas como una justificación para hacer – o no hacer – algo. Sin embargo, en realidad, una excusa usualmente termina siendo algo diferente a la verdadera razón que motiva sus acciones (o la falta de estas). Por ejemplo, digamos que tu excusa para llegar tarde al trabajo es el tráfico. Bueno, esa no es la verdadera razón por la que no llegaste a tiempo. La razón por la que llegaste tarde al trabajo es porque saliste de la casa sin tiempo suficiente para enfrentar el tráfico.

Las excusas nunca son la razón por la que tú haces o dejas de hacer algo. Las excusas son solo justificaciones que tú inventas para ayudarte a sentirte mejor acerca de lo que sucedió (o no sucedió).

Poner excusas no cambiará tu situación; la única forma de hacerlo es llegar a la verdadera razón detrás de lo que está ocurriendo. Aquí están las 3 cosas que quiero compartir contigo esta semana.

1. Las excusas nunca mejoran tu situación. ¿Alguna de estas te suena familiar? “No tengo dinero”, “no tengo tiempo”, “estoy cansado”, “no tenemos suficiente gente”, “la economía del país está mal”, “nadie me dijo”, “no me alcanza el tiempo para estudiar”, “el cliente canceló la cita”, “la culpa no es mía”, “el tráfico es terrible”, “tengo mala suerte”, “la gente no compra en esta época”, “la competencia es dura”, “el mercado está difícil”.

Ahora pregúntate, ¿alguna de estas excusas podrá de alguna manera mejorar tu situación? Lo dudo. Recuerda que nada te sucede a ti, sucede por ti. Y las excusas son el mayor diferenciador entre que tengas éxito o no.

2. Las excusas son una alteración de la realidad. Nada acerca de las excusas te ayudará a moverte a una mejor situación o a cambiar tu vida. El hecho de que tú “solo tengas mala suerte” no te ayudará a mejorar tus condiciones o a cambiar tu suerte. De hecho, si sigues diciéndote eso el tiempo suficiente, empezarás a atraerlo, logrando así que las cosas sigan estando mal.

Las personas exitosas no ponen excusas, así de simple. No hay justificaciones que puedan cambiar los hechos y cualquier razón que pongas te alejará de la oportunidad de encontrar una solución de verdad.

3. No existe ninguna excusa que te pueda ayudar a tener éxito. Las excusas son solo para las personas que se rehúsan a tomar responsabilidad por su vida. “No cerré el negocio porque la otra empresa presentó una mejor oferta”. No, no cerraste el negocio porque no lograste encontrar las condiciones de la propuesta que el cliente necesitaba para hacer negocios contigo. La primera declaración no asume ninguna responsabilidad por el evento, mientras que la otra lo hace – e identifica una solución.

Una vez que adoptes un mayor sentido de responsabilidad – y te rehúses a poner más excusas – entonces podrás salir a buscar un cambio.  Si vas a enfrentar el éxito, no como una opción, sino como tu deber, tu obligación y tu responsabilidad, entonces comprométete a nunca usar excusas para nada.

Las excusas son usos inútiles de tu energía. Decide hoy mismo no permitirte nunca más ni permitir que tu equipo, tu familia o cualquier persona en tu organización use una excusa como la razón de que algo no se hizo.

Que tengas una semana llena de éxitos.

Gracias por leer el blog. Si quieres recibirlo cada semana solo haz clic en el botón “Seguir” que está en la parte superior derecha de la página.

Rafael Avilés Ledergerber

Presidente Ejecutivo

Ecuaprimas

Comenta, comparte, inspira ❤

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA SEMANA LA INSPIRACIÓN QUE NECESITAS PARA LOGRAR TODO LO QUE TE PROPONGAS

 

Loading