No dejes que el éxito se te suba a la cabeza

Las personas exitosas se levantan todos los días con la voluntad de ganar. Cuando tienes una actitud de «voy a hacer que suceda«, siempre dispuesto a aprender, a mejorar tus habilidades y a trabajar duro, estás destinado a tener éxito.

Pero también debes tener la mentalidad correcta. Si los triunfos se te suben a la cabeza o sigues pensando en las pérdidas durante demasiado tiempo, entonces estás destinado a fracasar.

Aprende a ser resiliente en las derrotas y humilde en las victorias.

Así que no dejes que el éxito te confunda. Sé humilde. La humildad es un signo de fortaleza, no de debilidad. La gente con humildad posee una paz interior. Son modestos en sus logros, se basan en sus valores, y no tienen nada que demostrar a los demás. Tienen los pies en la tierra y se sienten silenciosamente orgullosos con quiénes verdaderamente son.

1. No dejes que el éxito nuble tu juicio.

El éxito es temporal. Se trata de un viaje, no de un destino. En cuanto quitas la mirada de tu objetivo, te arriesgas a perder tu ventaja. Por eso es importante que dejes de alimentar tu ego. No te aísles de la realidad construyendo relaciones con personas que te dicen “sí» todo el tiempo, es como hablar contigo mismo.

Cambia tu enfoque de tomar a dar, de hablar de ti mismo a escuchar a los demás, de acumular el crédito a desviar los elogios, y de ser un «sabelotodo» a saber que hay mucho más en la vida que vale la pena aprender. Sin ego, sin pretensiones, auténtico.

2. Comparte tu éxito con los demás.

Recuerda de dónde vienes y lo que has aprendido en el camino. Puede que tengas éxito, pero es muy probable que otros te hayan ayudado en el camino. Encuentra formas creativas de compartir el crédito y ayuda a otros a triunfar y alcanzar el éxito también.

Sí, tienes todo el derecho de estar orgulloso de tus triunfos. Pero eso no te hace mejor que nadie ni te da derecho a creer que estás por encima de los demás. Trata a todos con dignidad y respeto, no hay nada más valioso en la vida que la integridad.

3. Que el éxito te ayude a ser mejor.

Conoce tus limitaciones y admite cuando no sabes algo. Sé rápido para disculparte por tus errores porque nunca aprenderás nada ni impresionarás a nadie poniendo excusas y desviando la culpa.

Comprométete a escuchar a los demás. Descubre lo que otros tienen para ofrecer y pide sus opiniones, porque incluso los “expertos” tienen espacio para aprender y crecer. Demuestra que valoras lo que tienen que decirte. Un poco de humildad te ayudará a ganarte la confianza de los demás.

Resiliencia en las derrotas y humildad en las victorias, siempre.

Que tengas una semana llena de éxitos 💫

Rafael Avilés Ledergerber

CEO Ecuaprimas

Comenta, comparte, inspira ❤

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA SEMANA LA INSPIRACIÓN QUE NECESITAS PARA LOGRAR TODO LO QUE TE PROPONGAS

 

Loading