Excelencia

Para tener éxito, busca la excelencia, no la perfección

La perfección. Algunas personas quieren que las cosas sean perfectas siempre y piensan que nadie más puede hacerlo tan bien como ellas.

Así era yo. Créeme que he estado ahí.

El problema con la perfección es que es difícil «conformarse» con lo suficientemente bueno y vas perdiendo tu enfoque en las cosas mientras disminuyes tu rendimiento.

Para tener éxito, debes buscar la excelencia, no la perfección.

Me costó tiempo entenderlo, pero una vez que lo hice, mi vida cambió. Porque el momento en que cambias tu enfoque de la perfección a la excelencia te vuelves más eficiente y productivo.

1. En serio, ¿qué tiene de malo ser perfeccionista?

Cuando eres perfeccionista solo ves lo que está mal y pierdes de vista el resto. Las investigaciones han descubierto que el perfeccionismo baja tu autoestima y te puede generar depresión, ansiedad y estrés.

Y además te lleva a la procrastinación.

Los perfeccionistas tienen problemas para cumplir los plazos, delegar tareas y aceptar críticas constructivas, disminuyendo la productividad de todos.

La perfección es enemiga del crecimiento porque no te deja admitir tus errores o debilidades. Todo lo que hagas debe ser “perfecto” y eso te impide ver lo que necesitas para aprender y crecer.

2. ¿Cómo saber si estoy siendo perfeccionista?

No siempre es fácil distinguir entre la perfección y la excelencia, en especial cuando estás realmente comprometido a hacer un buen trabajo. Pero la perfección no tiene que ver con la calidad de lo que haces sino con tu mentalidad.

  • ¿Te preocupan los comentarios negativos?
  • ¿Te preocupa que los demás intenten disminuir tu valor?
  • ¿Te da miedo compartir un proyecto o trabajo porque no es perfecto?

Si respondiste “sí” a alguna de estas preguntas, entonces quizás tienes una mentalidad perfeccionista, añadiendo estrés y presión innecesarios a tu vida.

Con la excelencia, puedes mantener un alto nivel de exigencia, cumplir los plazos, respetar los compromisos y hacer un trabajo de alta calidad.

3. Entonces, ¿cómo logro la excelencia?

Las personas que se esfuerzan por alcanzar la excelencia también quieren hacer las cosas bien. La diferencia está en su mentalidad. Se esfuerzan por tener una mentalidad de crecimiento y están más abiertas a enfrentar retos y asumir riesgos.

La perfección tiene que ver con el producto final, pero la excelencia tiene que ver con el proceso.

Cuando valoras el proceso estarás mejor preparado para superar los inevitables desafíos que se presentarán en tu camino: tus resultados no siempre serán un reflejo de tus habilidades o inteligencia, necesitarás la determinación que viene con una mentalidad que aprovecha cada desafío como una oportunidad para crecer.

Cambia tu mentalidad de la perfección a la excelencia. Esfuérzate por dar lo mejor de ti siempre y al mismo tiempo acepta que puedes cometer errores y aprender de ellos.

Ese es el poder que tienes dentro de ti.

Te dejo aquí otro artículo que puede interesarte: 3 cosas que eliminé de mi vida para aumentar mi productividad.

Rafael Avilés Ledergerber

CEO Ecuaprimas

Gracias por leer el blog. Si quieres recibirlo cada semana solo haz clic en el botón “Seguir” que está en la parte inferior de la pantalla (versión móvil) o en la parte superior derecha de la página (versión web).

Comenta, comparte, inspira ❤

2 comentarios en “Para tener éxito, busca la excelencia, no la perfección”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA SEMANA LA INSPIRACIÓN QUE NECESITAS PARA LOGRAR TODO LO QUE TE PROPONGAS


Loading