¿Te estás escuchando? Asume el control de lo que dices y cambia tu vida

¿Sabías que las cosas que te dices a ti mismo tienen un gran impacto en tu vida? Sí, tus palabras influyen en tus pensamientos, en tus acciones y en todo lo que sucede a tu alrededor.

Y lo sabes muy bien. Se lo dices todo el tiempo a otras personas cuando tienen dudas de sí mismas: “puedes hacerlo”, “eres fuerte”, “saldrás adelante”. Pero cuando te enfrentas a tus propios desafíos, tu diálogo interno es muy diferente: “no puedo hablar en público”, “soy pésimo con los números”, “jamás voy a lograrlo”.

Es increíble. De repente la compasión que tan natural y generosamente extiendes a los demás desaparece.

Así que sé consciente de lo que piensas y lo que te dices. Puedes sustituir los mensajes negativos por positivos y desarrollar la confianza que necesitas para pasar de la ansiedad al éxito.

Aquí te cuento cómo hacerlo.

1. Escucha lo que te estás diciendo.

Todos hablamos con nosotros mismos. Tal vez tú lo hagas frente al espejo o en tu cabeza a lo largo del día. Y con cada pensamiento que alimenta tu voz interior, puedes alentarte a superar tus desafíos o sentirte mal contigo mismo y con las cosas que están pasando.

Así que detente, reconsidera y cambia tus palabras.

2. Cambia la narrativa.

Una vez que te sintonices con tu voz interior, puedes empezar a invertir cualquier tendencia negativa. Y para eso, usa una regla muy simple: no te digas a ti mismo algo que no le dirías a alguien más.

  • Cambia “no voy a mejorar en esto“, por “lo intentaré de nuevo“.
  • Cambia “es demasiado complicado“, por “lo abordaré desde un ángulo diferente“.
  • Cambia “nunca lo he hecho antes“, por “es una oportunidad para aprender algo nuevo“.
  • Cambia “no tengo la capacidad“, por “aprovecharé para desafiarme a mí mismo“.
  • Cambia “no puedo hacerlo“, por “creo en mí y sé que puedo lograrlo“.

3. Asume el control.

No permitas que los demás se apropien de tus pensamientos. Asume el control de lo que te dices a ti mismo y no le entregues a nada ni a nadie la responsabilidad de tus acciones. Es tuya.

Me haces enojar”. “No me dejan”. “Tengo que hacerlo”. Nunca más. Habla con palabras y frases que te responsabilicen de tus acciones, pensamientos y experiencias, y no le des el control de tu vida a nadie.

Aprende a comunicarte positivamente contigo mismo. Mira cómo empiezas a tener más confianza y motivación para lograr cualquier cosa que te propongas 

Rafael Avilés Ledergerber

CEO Ecuaprimas

Comenta, comparte, inspira ❤

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA SEMANA LA INSPIRACIÓN QUE NECESITAS PARA LOGRAR TODO LO QUE TE PROPONGAS